HECHO EN CHINA


¿Cuántas veces has fruncido el ceño cuando te han regalado algo que dice "Hecho en China"?

Durante décadas los productos fabricados en China han soportado la mala fama de ser baratos y de baja calidad. Pero adivina qué: el "Made in China" o "Hecho en China", puede dejar de ser el patito feo de las marcas, y comenzar a ser percibido como algo con más clase. Sin embargo, esos comentarios suelen venir de personas con poco o ningún conocimiento de China, ni de su economía, ni de su tejido empresarial, o de gente que ha tenido una mala experiencia con algún producto fabricado en ese país.

Afirmar que todo lo que se fabrica en China es de mala calidad sería algo así como pensar que en España todos son toreros. En China hay mala y buena calidad, igual que ocurre en nuestro país, en China existen empresas que cuidan la producción de sus productos, que trabajan con materia prima de alta calidad, y otras que no. Y así.

Pongamos un ejemplo, quieres comprar una lámpara tu presupuesto te permite pagar una de buena calidad, en una tienda de cierta reputación, por el contrario, decides comprarla en un sitio donde sabes perfectamente que será de dudosa calidad, pero donde ahorrarás el 50%, o más. Tu decisión es correcta, está bien buscar los mejores precios y las gangas.

Por eso en Shoppi-Kart México estamos comprometidos con nuestros clientes en ofrecerles productos de buena calidad a precios accesibles, ya que nos hemos dado a la tarea de elegir solo productos que han sido previamente verificados por la empresa y provienen de tiendas oficiales y certificadas. https://shoppi-kart.com

 

 

Muchas marcas conocidas fabrican sus productos en China, de hecho, es probable que ahora mismo lleves puesta alguna prenda fabricada ahì, y casi con total garantía, tu computadora o smartphone desde el que lees este artículo, si no ha sido fabricado allí, algún componente interno fue ensamblado en China. Esas marcas conocidas ejecutan sus procesos de fabricación siguiendo los parámetros de calidad y materia prima que ellos establecen, realizan controles de calidad para que el resultado final sea el esperado, China sabe trabajar conforme las exigencias de los mercados occidentales esto lo hace mucho más propicio en el éxito de sus productos.

Para satisfacer la voracidad de la nueva clase alta en China, las empresas de ese país han comenzado a desarrollarse como genuinos competidores de reconocidas marcas internacionales. Algunos expertos señalan que este es el comienzo de una tendencia duradera.

Primero.- Se produjo un cambio en el gusto de los chinos millonarios, quienes han pasado de los excesos con joyas de oro y diamantes, a prendas más clásicas.

 



Segundo.- Se han producido importantes mejoras en la producción de artículos chinos, lo cual les ha ayudado a combatir el estigma "Hecho en China" y a posicionarse positivamente frente a sus competidores globales.

Tercero.- El resurgimiento del "Sueño Chino", impulsado por el presidente Xi Jinping, trajo un sentimiento nacionalista que se ha traducido en un mayor consumo de marcas locales. Con la campaña “Hecho en China 2025”, China quiere cambiar su imagen como productor de bajo costo para pasar a ser un productor de innovación y de alta tecnología para el año 2025.

Hoy en día, China es el líder mundial en cuanto al número de empresas certificadas con ISO 9001. Implementar un sistema de gestión de calidad, aumenta la confianza y también es un requisito de los consumidores en el extranjero.

 

 

"Las marcas chinas han salido al mercado con fuerza propia", dice Jean-Baptiste Andriani, director académico en Shanghái de la sección de la IFA (escuela de moda y diseño de París). Algunas de las marcas de lujo de China cuentan con el gusto de los consumidores locales, y se empiezan a vender en tiendas en el exterior, como The Herborist, Ye Mingzi, Bao Bao Wan y el caviar.


“El Bochorno ha Concluido”


"Anteriormente las personas se sentían avergonzadas de recibir cualquier cosa elaborada en China. Ese no es el caso ahora", comenta Shaun Rein, autor de "El fin de los imitadores en China" (The End of the Copycat China), y fundador de la firma consultora China Market Research Group.


"En líneas generales, es un momento excitante para las marcas chinas. Las personas están buscando un estilo de vida chino al cual poder aspirar".